Dictaron la prisión preventiva para el conductor que atropelló a un ciclista en Devoto

En la madrugada del miércoles, Miguel Ivanovich manejaba borracho y atropelló a Sebastián Devoto, que se dirigía a su lugar de trabajo en bicicleta y sigue internado con pronóstico reservado.

El juez Juan José Cavalari dictó este viernes la prisión preventiva para Miguel Ivanovich de 28 años tras haber atropellado mientras manejaba borracho en la madrugada del miércoles a un ciclista.

Según se puede ver las imágenes captadas por las cámaras de seguridad, Ivanovich manejaba a alta velocidad por la avenida Francisco Beiró a la altura de Villa Devoto cuando atropelló desde atrás a Sebastián Devoto, un playero de 37 años que se dirigía a su lugar de trabajó en bicicleta.

Ivanovich no detuvo su marcha, intentó darse a la fuga, no socorrió a la víctima y terminó chocando desde atrás a un auto que se encontraba detenido en el semáforo.

El fuerte impacto levantó a Devoto por el aire y lo golpeó de lleno contra un árbol. El ciclista fue internado de urgencia en el sanatorio Finochietto, su estado es crítico con pronóstico reservado.

Tras impactar contra el auto metros más adelante Ivanovich intentó darse a la fuga. Al llegar al lugar la policía comprobó que el conductor tenía 2,14 gramos de alcohol en sangre cuando el máximo permitido es 0,5.

Hasta el momento Ivanovich está acusado por dos hechos de lesiones culposas (contra el ciclista y el automovilista que chocó de atrás) que prevé penas de 2 a 7 años de prisión y es excarcelable. Sin embargo el juez entendió que existe riesgo de fuga ya que trató de hacerlo al momento del hecho y por esta razón dictó su prisión preventiva.

Al momento de prestar declaración indagatoria Ivanovich aseguró no recordar absolutamente nada de toda la secuencia. Desde el miércoles se encuentra detenido en la Alcaidía de la Comisaria Comunal 6 de Caballito.

El caso recayó en la fiscal penal, contravencional y de faltas porteña Adriana Bellavigna quien aseguró que “en mi rol de acusadora y de representante de la sociedad yo quiero que esto llegue a juicio con una pena alta. Uno no puede conducir un vehículo que es un arma a una velocidad excesiva y con alcohol en sangre. Hay que ser severos con este tema, porque una persona alcoholizada hace un desquicio”.

Y advirtió que Ivanovich “tiene casi todo el catálogo de agravantes: iba ebrio con 2,14 de alcohol en sangre, con exceso de velocidad, se dio a la fuga y no socorrió a la víctima. Y lo detengo por un hecho posterior de lesiones leves, que es por el que se produce la detención”.

Finochietto tiene además un largo historial de infracciones al volante (acumula 22 que incluyen excesos de velocidad en avenidas y autopistas de la Ciudad), registros de conducir de varios distritos. Esto lo llevó a tener multas por más de 54.570 pesos en Capital y por otros 85.350 pesos en Provincia.

DÉJANOS TU COMENTARIO