Coronavirus: el audio viral de la uruguaya de la boda

Las mujer contagiada de coronavirus denuncia que las autoridades sanitarias demoraron en analizar su muestra y por eso decidió ir a una fiesta de casamiento.

Carmela Hontou, una empresaria de 56 años, que había regresado de Italia y sentía síntomas que hacían sospechar podría portar el coronavirus, contó que tomó precauciones al viajar e incluso usó barbijo pero cuando regresar no la tomaron en serio las autoridades sanitarias de Uruguay y entonces decidió ir a un casamiento de 500 personas.

Al enterarse de la situación, varias vecinas de la mujer que viven en Carrasco criticaron la actitud de la mujer en un grupo de Whatsapp y los mensajes pronto se volvieron virales.

Carmela afirmó que el resultado positivo le fue comunicado por teléfono, y que nadie la visitó en su domicilio.

Añadió que divulga sus palabras a través de Radio Monte Carlo para que todos sepan que ella hizo todo lo posible para proteger a la población uruguaya del coronavirus.

Hontou, de 57 años, dedicada a la decoración de interiores y remodelaciones, es una de las primeras afectadas por coronavirus. Al regresar de Italia fue a una boda a la que asistieron otras 500 personas. Viente de ellas tienen síntomas que requieren exámenes de Covid-19.

La mujer, identificada como Carmela, se enteró que tenía coronavirus en la tarde del viernes. Es uno de los cuatro casos que se registraron en el país y está en su casa cumpliendo reposo y no reviste gravedad.

La mujer viajó a Milán, Italia, y tuvo fiebre, 41 grados, luego volvió a Montevideo y viajó a Madrid, donde se sintió mal y tuvo tratamiento médico sin saber aún que estaba infectada con el Covid-19. Cuando regresó a su país pidió que le hicieran el análisis y, según contó, como no le dieron importancia se fue a la fiesta multitudinaria en Carmelo, Uruguay.

“El 22 de febrero viajé a Madrid con destino a Milán pero no pude ingresar y el 6 de marzo volví a Uruguay. Pregunté si había alguna medida en el aeropuerto porque venía de Europa y me dijeron que no. Ese mismo día almorcé con mi madre de 84 años y de noche fui a un casamiento con 500 personas “, contó en sus redes sociales.

DÉJANOS TU COMENTARIO