Hallaron muerto con un tiro en el pecho al sospechoso por un femicidio en Baradero

Era el principal sospechoso por el crimen de su pareja, asesinada a golpes en Baradero. Lo encontraron con una escopeta al lado del cuerpo.

Fabio Rubén Buey, el principal sospechoso por el femicidio de su pareja, María Ester Bartonek, fue encontrado muerto este miércoles en una cabaña ubicada a 15 metros de la vivienda que ocupaba como casero de una propiedad de Villa Alsina, provincia de Buenos Aires.

Buey, quien había sido denunciado por violencia de género por dos ex parejas, se había fugado este martes, después de que Bartonek muriera mientras la operaban en un hospital de Baradero a raíz de los golpes que sufrió.

“Ese lugar había sido revisado y rastrillado y ayer no había nada. Tampoco se habían encontrado armas de fuego, por lo que creemos que la escopeta se la llevó al escapar hasta que volvió de noche y tomó la decisión de suicidarse”, informaron fuentes judiciales.

El rastro de Buey llegaba hasta la vera de un río, por lo que se sospecha que pudo haber cruzado a alguna de las islas y que durante la madrugada volvió a la cabaña en la propiedad donde era casero.

“Ahora hay que esperar el trabajo de los peritos, pero la principal hipótesis es que este hombre se suicidó por lo que hizo ayer”, sentenció el fiscal Hernán Granda, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Baradero.

El cuerpo de Buey tenía una perdigonada a la altura del corazón y a su lado se halló una escopeta.

“Ahí te dejé un regalito”, habría sido la frase que usó Buey para referirse a su pareja, de 45 años, cuando la arrojó en la puerta de la casa de su hermano y su madre en el centro de Baradero.

El que abrió la puerta a las 4.30 del martes para recibir a Bartonek fue el hermano de Buey, quien llamó al 911. La mujer fue trasladada a un hospital, donde falleció por las heridas sufridas.

Los peritos policiales encontraron yuyos en el asiento trasero del Peugeot 206 gris de Buey, lo que probaría que atacó a Bartonek en la propiedad de Villa Alsina y luego la trasladó 12 kilómetros hasta la casa de su hermano, en el centro de Baradero.

En un informe preliminar de la autopsia al cuerpo de Bartonek consta que la mujer recibió golpes en el torso que le provocaron el estallido del hígado, páncreas y bazo, lo que derivó en una hemorragia interna que le provocó la muerte.

Una hija de Bartonek afirmó que sospechaba que su madre era víctima de violencia de género, pero que cada vez que le veía un moretón o hematoma le decía que se había caído o golpeado sola.

Los hijos de la víctima coincidieron en señalar que su madre solía quedarse a dormir en la casa de Buey, pero que no sabían si así ocurrió el lunes pasado cuando la vieron por última vez.

DÉJANOS TU COMENTARIO