Murió Rodolfo Zapata, ícono del cancionero popular argentino

El autor de recordados éxitos como No vamo’ a trabajar y La Gorda tenía 87 años.

“Vivamos con alegría”, era el leit motiv de Zapata

Músico popular, actor y reconocido hincha de Huracán, ciudadano ilustre de San Miguel, es el legado que deja Rodolfo Zapata. El autor del hit No vamo’ a trabajar, muy recordado por sus temas cargados de humor y folclore, murió a los 87 años.

La noticia la confirmó su nieta, Amira Hidalgo, que es periodista de Crónica TV. “Te nos fuiste de gira, Zapatita”, escribió en sus redes sociales.

El recuerdo de la nieta de Rodolfo Zapata en Instagram

La carrera de Zapata comenzó a forjarse a los 10 años cuando empezó a estudiar folclore y danza. A los 14, en 1946, le llegó su gran oportunidad: debutó en la compañía teatral de Olinda Bozán y Francisco Álvarez.

Tres años después hizo su debut en la pantalla grande, en la película Crisol de hombres con Fernando Siro. El mismo año participó en Vidalita como doble de los pies de Mirtha Legrand, bailando un malambo. En 1966 protagonizó La gorda junto a Nelly Beltrán.

Rodolfo Zapata hizo shows hasta poco antes de morir

En 1957 compuso la música de Malambo en la noche, que fue grabado por varios intérpretes, entre ellos Horacio Guarany y Antonio Tormo.

En 1961 se unió a Ernesto Cabeza, integrante de Los Chalchaleros, y juntos escribieron la famosa canción La Gorda, que después sería grabada por este legendario grupo de folclore. El tema también llegó a países como México, Venezuela y Ecuador.

Hoy la letra de esta recordada canción podría generar polémica:

“Señores yo soy muy flaco, pero de corazón tierno,y tengo una novia gorda para pasar el invierno. Pesa ciento treinta kilos, se come un lechón entero, que me importa que sea gorda si pa’ correr no la quiero. De espaldas parece un horno y de ombú tiene la forma calienta cuando hace frío y en verano me da sombra (…) Anoche la llevé a un baile a mi novia la Ruperta, pa’ que ella pudiera entrar, hubo que ensanchar la puerta…

La Gorda le dio a Zapata la posibilidad de convertirse en intérprete. En 1965 grabó sus primeros tres discos: La Gorda, No Vamo’ a Trabajar y Regalito. Los años siguientes fueron muy prósperos para el artista, que continuó grabando discos y recorriendo Latinoamérica con su música.

También incursionó en teatro, en revistas como Los reyes del Tabarís, junto a Adolfo Stray y Dringue Farías.

DÉJANOS TU COMENTARIO