Puerto Deseado | La mujer violada peleó con los atacantes para defender a su hijo asesinado

Los agresores mataron a golpes al nene de 4 años y arrojaron el cuerpo a la costa para que se lo lleve el mar. Su madre intentó detenerlos pero no pudo.

Los identikits de los sospechosos del crimen en Puerto Deseado.

La mujer que fue golpeada y violada por dos hombres en Puerto Deseado luchó con su vida para evitar que lastimaran a su hijo de cuatro años. No lo pudo impedir: asesinaron al nene y lo arrojaron a las piedras para que el mar se llevara el cuerpo en el paraje Santacruceño conocido como “Cueva de Leones”.

Por el horrendo crimen y el abuso sexual hay un detenido. La policía dispuso un operativo cerrojo para atrapar al segundo atacante pero solo cuenta con dos identikits realizados de acuerdo a la descripción que dio la víctima.

Un hombre había sido demorado en Caleta Oliva pero fue liberado al confirmar que no estaba vinculado al caso.

El crimen ocurrió durante un paseo que salieron a dar la mujer y su hijo, Santino. Durante la caminata, María Mercedes Subelza, salteña y de 44 años fue interceptada por los delincuentes que los atacaron a golpes, con cuchillos y con piedras.

Según trascendió, la víctima relató que, mientras era abusada por uno de los hombres, el otro mantenía al niño amenazado con un cuchillo en la garganta. “No quiero volver a la cárcel”, contó que le dijo el violador.

El lugar del ataque en Puerto Deseado.

Creen que fue esa la razón por la que decidieron matar al nene y a su mamá a golpes. Creyendo que Subelza estaba muerta, huyeron. “Matala, nos vio”, habría dicho uno de los criminales.

Pero la víctima aún respiraba. Se levantó y caminó para pedir ayuda. A los pocos minutos, llegó a la zona del autódromo, donde fue auxiliada por una familia. Estaba en shock.

“Estábamos en el autódromo local haciendo tareas de limpieza y ella se acercó hacia nosotros pidiendo auxilio, descalza y toda ensangrentada”, relató Cecilia, la mujer que auxilió a Subelza y que participó en la marcha en reclamo de justicia.

En los cinco minutos que tardó en llegar la policía, la víctima les contó lo que había pasado cuando fue a la playa con su hijo y mientras estaba “caminando entre las rocas aparecieron dos tipos la amenaza con un cuchillo por la espalda”.

“La violaron entre las rocas y mientras uno tenía al nene, le mostraba que si ella no se dejaba lo mataban”, precisó Cecilia, quien agregó que la víctima les pedía que buscaran al niño porque pensó que lo habían secuestrado.

El pedido de justicia en Río Gallegos.

La mujer aseguró que “no se puede entender como puede pasar una cosa así, en un lugar tan chico y turístico”.

“No podemos caminar, no podemos salir a trotar, no podemos disfrutar el lugar”, se quejó la vecina y dijo: “Dejó de ser un pueblo tranquilo, van a tener que tomar medidas”.

La salud de la víctima

Gustavo Mirón, director del hospital zonal de Puerto Deseado indicó que la víctima “se está recuperando de forma favorable” y que “no hay riesgo de vida”, aunque está “muy conmocionada por la muerte de su hijo”.

“Se constató que no hay lesiones en el cerebro. Dimos aviso al equipo de salud mental, procediendo al tratamiento psicológico para que se pueda recuperar. Tiene signos de haberse defendido. No puedo decir si fue violada o no, eso está bajo secreto de sumario”, contó Mirón.

El médico señaló que la mujer está “bajo efectos sedantes y tiene la visita restringida para familiares directos”. “Los detalles que brindó son muy pocos porque todavía no pudo procesar lo que le ha pasado. El único apoyo que tiene es su hijo mayor, que vive en la ciudad. Está muy conmocionada por la muerte del hijo. Su único pensamiento es sobre esa pérdida”.

DÉJANOS TU COMENTARIO